viernes, 21 de febrero de 2014

Mucho humor, El humor Según Aquiles por Laureano Marquez

No sé por qué, esta semana, de tanto dar vueltas en la cabeza buscando un asunto para escribir, me vino a la mente Aquiles Nazoa y sus ideas sobre el papel que desempeña el humor. Seguramente fuese porque el mes siguiente se cumplen 93 años de su nacimiento. En el libro que Aquiles Nazoa dedica al análisis de la obra de Leoncio Martínez (Genial e ingenioso. La obra literaria y gráfica del mayor artista caraqueño Leoncio Martínez en una selección de Aquiles Nazoa ), nos proporciona determinadas pistas interesantes: El humorista es un ser de actitud subversiva frente al mundo. Le desagrada lo que ve, y de forma propia la injusticia. Para beber cortado y fijar su posición solo cuenta con el humor, como artefacto no violento que le faculta criticar sin odiar. El humorista indaga qué hay detrás de las cosas. Trata de encontrar los mecanismos ocultos que las mueven, para ver qué hay de salvable en ellas. El humorista cree en el hombre, quisiera cambiarlo, pero lo acepta tal cual es. Sus fallas le son familiares. Hay pues una actitud analítica en el humor: La descomposición de un hecho o una cosa en sus fracciónes para entenderla. Es por esto que el  humor necesita siempre de información, del empleo de ciertos datos y del conocimiento de la verdad a la que alude. El humor viene a ser el descubrimiento sorpresivo de que las cosas no son como se pensaba qué eran, porque de cierta forma corre el velo y presenta lo que hay detrás. Para Aquiles el humorismo no se limita al chiste, en el que interviene también el fundamento sorpresa. El chiste se agota en sí mismo y se requiere otro chiste. El humor va más allá del chiste porque procura el pensamiento analítico y sus consecuencias perduran en el tiempo.   Creo que la mejor definición del humorismo es la que nos brinda Aquiles: ?el humor  es una forma de realizar pensar sin que el que pensad se dé cuenta de que está pensando?. De Aquiles Nazoa compartimos con los lectores unos versos escaso conocidos que reafirman esa teoría de Aquiles de que el humor perdura y nos pone a pensar: Verbos irregulares Estos son unos verbos que, a paso de tortuga, Yo conjugo Tú conjugas Él conjuga? Como sin garantía todo el mundo se inhibe, yo no escribo, tú no escribes, él no escribe. Sino mil tonterías que, de modo evidente, yo no siento, tú no sientes, él no siente. Pues de escribir las cosas que uno tiene en el seso, yo voy preso, tú vas preso, él va preso. O, rumbo al frío Norte, París o Mayor Bretaña, yo me extraño, tú te extrañas, él se extraña. Y por eso, temiendo que nos cojan la falla, yo me callo, tú te callas, él se calla. Moraleja: Por la ley de chivato, que es una ley eterna, yo gobierno, tú gobiernas, él gobierna. FUENTE:   RUNRUN.ES

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Compartir

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More