miércoles, 21 de noviembre de 2012

Te merecías el despido o fue injustificado?


Toda empresa desea que sus empleados generen logros sobresalientes, los cuales son resultado de las acciones que toman según la  percepción que tienen de sí mismos, la motivación que reciben de sus jefes o el clima  laboral existente en la empresa; no obstante, hay trabajadores que ante su desagrado, resumen su actividad profesional en el dicho “ustedes hacen como que me pagan y yo hago como que trabajo”.
La relación patrón-empleado es una de las más difíciles de terminar con éxito cuando un despido sucede, de esta forma, conocer cuáles pueden ser las causas justificadas e injustificadas de despido, puede ayudar a aclarar criterios sobre el tema.
Lo que hace que un despido sea o no justificado, depende del patrón, es necesario tener pruebas fehacientes para justificar el despido del empleado, en caso contrario, no se puede realizar un despido, más bien, se llega a una negociación, si ésta no llega a un acuerdo, el juicio se levanta.

Despidos justificados y sin pago

  1. Engaño
  2. Probidad u honradez
  3. Actos de violencia que alteren la disciplina
  4. Actos de violencia graves
  5. Perjuicios materiales
  6. Negligencia
  7. Imprudencia o descuido
  8. Actos inmorales
  9. Revelación de secretos
  10. Ausentismo injustificable
  11. Desobediencia
  12. Negativa a adoptar medidas preventivas
  13. Embriaguez o drogas
  14. Trabajador con pena de prisión
Existen otras causales de despido como la acumulación de tres faltas en un lapso de 30 días sin causa justificada, negarse a adoptar las medidas de seguridad, ocasionar prejuicios materiales intencionalmente o sin dolo pero de manera negligente, cometer actos inmorales, y revelar secretos de fabricación o asuntos reservados por la empresa.
Estas son consideradas como justificadas, lo que quiere decir que el patrón no tiene obligación de indemnizar al trabajador ni mucho menos a reinstalarlo.
Sin embargo, afirma la experta, es conveniente que el patrón analice de manera minuciosa que la causa de despido esté estipulada en la Ley Federal del Trabajador, o en su defecto, en la ley interna de la empresa.
En caso contrario, el trabajador puede apelar e ir a juicio, si no hay pruebas, el patrón tendrá que indemnizar al trabajador según lo indique la ley.

Causas que no están estipuladas en la ley

De acuerdo con la especialista, existen otro tipo de causas que no están estipuladas en la Ley Federal del Trabajo y que pueden ser justificadas, siempre y cuando, la empresa las reglamente.
“Es necesario tener una serie de documentos dentro de la empresa: reglamento interno y políticas de la empresa, esto ayudará a delimitar las causas de despido”, lo que quiere decir, que si el trabajador incide en la realización del algún acto que esté estipulado en el reglamento interno de la empresa o en sus políticas empresariales, de manera automática se convierte en una causal de despido justificada.
Como en cualquier caso de derecho, las pruebas son necesarias para el despido de los trabajadores, si se carece de ellas, el juicio irá a favor.
Por ejemplo: Daniel lleva cinco años trabajando en un despacho de abogados. Hace dos días le ofrecieron trabajo en la Junta de Conciliación y Arbitraje para ofrecer servicios de derecho laboral y la fecha de entrada es el mes siguiente. De esta forma, Daniel se dedica a realizar accione que no están estipulados en la Ley Federal del Trabajo ni en los reglamentos internos de la empresa. ¿Qué es lo que procede?
Si las causales no llegan a justificarse en los reglamentos correspondientes, el patrón puede alegar causa justificada si es que cuenta con las pruebas necesarias. Si a Daniel lo van a correr por hacer uso de internet en horas de trabajo, incapacitando su productividad, el jefe puede tener impresiones de pantalla que justifiquen esta falta. Si el caso es por retardos, las tarjetas de asistencia son una prueba directa de la falta cometida por Daniel. En caso contrario, la causal sería injustificada y sería necesario llegar a una negociación.
Es muy importante para las empresas contar con toda la documentación necesario y con los reglamentos internos de la empresa, en ocasiones, por querer tener una mejor liquidación, los trabajadores hacen todo lo que está prohibido para que su despido sea injustificado.
En estos casos, y antes de hacerse la vida pesada, los expertos recomiendan al trabajador acercarse al área de Recursos Humanos y negociar un finiquito.
¿Has sido víctima de despido injustificado?

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Compartir

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More