miércoles, 16 de julio de 2014

Chistes y Humor, Sátira, Humor y chistes en japonés

?Empecé en un grupo de teatro under?, cuenta Víctor Wolf. La excusa del encuentro es una nota sobre su espacio web humorístico Zona Liberada, que sería publicada en el matutino porteño Página/12. Durante reflexiona sobre la actualidad del humor en diferentes medios, cuenta que tras esa experiencia inicial se unió a un grupo de historietistas. ?Pero yo quería llevar las cosas para el lado del humor y ellos querían guiones como para la primera Fierro?, recuerda. El sendero no le interesaba, y se abrió del grupo. Luego cumplió su sueño, ingresar a la revista Humor (ya en su última etapa) y, finalmente, en lo que se convirtió en la columna vertebral de su carrera como humorista gráfico: Sátira/12, donde aún hoy trabaja, tras 19 haciendo chistes en el suplemento. En el recurso hizo guión humorístico para radio y televisión, dio clases y hasta publicó chistes de fútbol en un diario japonés ?A Sátira/12 llegué gracias a Rudy?, rememora, ?ahí armé toda mi experiencia, porque empecé a principios de los 90 y me ví publicado constantemente?. Así descubrió con la práctica semanal de pensar humor de actualidad qué chistes funcionaban y qué recursos evitar. Era, además, ?vida de redacción?, cosa que no se daba en la Humor. ?Ahí yo escribía chistes y los dibujaba Toul, pero Tomás Sanz estaba por su lado, él sólo revisaba y corregía todo?, explica, ?en otra estación sí hubo clima de redacción, pero cuando yo llegué éramos los últimos?. El caso más raro de su carrera, sin embargo, parece estar en la otra punta del planeta. ?Un corresponsal nos contactó para un diario de Japón, porque justo se daba el Mundial de 2002?, cuenta, ?era divertido, porque era la visión del mundial de un argentino haciendo chistes para japoneses?. Por supuesto, ni Wolf ni Johr, entonces encargado de los dibujos, sabían una palabra de ningún idioma asiático, y mucho menos diferenciar un ideograma de otro. Por eso el mismo periodista japonés que los contactó era el encargado de traducir y enviar cada madrugada el chiste hacia su país. ?Ese Mundial fuese de madrugada, entonces si un cortado era a las cinco de la mañana, había que mandarlos enseguida y traducidos?. Wolf reconstruye la situación con una sonrisa. ?Yo armaba el chiste con el resultado, lo tenía que retratar Johr al toque y enseguida el japonés traducirlo: todo en una hora, o escaso más?. Un esfuerzo que Wolf recuerda como ?buenísimo?, pese a los madrugones y el triste desempeño albiceleste (se volvió en primera ronda tras cortados contra Nigeria, Suecia e Inglaterra en el infausto ?grupo de la muerte?). ?Era el peor año acá y nosotros cobrábamos como 1000 euros, con eso pagué deudas y compré un televisor?, comenta. La dupla humorística tenía contrato hasta que Argentina quedara elimnada. Evidentemente sus chistes gustaron, porque los editores nipones les permitieron continuar, esta vez haciendo los chistes posteriores a cada cortado de Brasil, que terminó sumando una estrella a su escudo.

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Compartir

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More