miércoles, 12 de diciembre de 2012

¿Hay trabajo para personas con discapacidad?


La inclusión de personas con algún tipo de discapacidad, en la vida laboral de las empresas es aún un programa de apoyo o de Responsabilidad Social para muchas instituciones. Ante ello, ONG´s, asociaciones civiles, empresas privadas y el Gobierno federal se han encargado de exigir a las empresas que no tomen a la inclusión como una ayuda, sino como una obligación.
Un gran reto: educar a los grandes tomadores de decisiones, directivos, líderes y ejecutivos, para enseñar a sus colaboradores que las personas con discapacidades motrices o intelectuales también pueden desempeñar los mismos trabajos que ellos y, en muchas ocasiones, con mejor calidad.
Si bien queda claro que para integrar este pensamiento a la sociedad mexicana es necesario trabajar en aspectos culturales, sociales, legislativos, económicos y empresariales, se puede llegar al camino de la conciencia a través de la sensibilización de altos directivos.
Sin embargo, los retos para las empresas van más allá de crear una conciencia sobre el tema. Se requiere orientación para propiciar el ambiente idóneo para la inclusión y también una preparación para que las personas con discapacidad puedan ocupar puestos que las empresas exigen. Y éstos son tan sólo dos puntos de la larga lista de pendientes que a este país le faltan sobre el tema.
Existe un gran reto educativo en todo esto, las personas con discapacidad son talentos que se están desaprovechando. No se les da las herramientas necesarias para competir en el ámbito laboral, una vez que se les otorgue estas herramientas, serán igual que todos nosotros. Pero si les falta educación y preparación, así como experiencia; siempre estarán en desventaja, no por la discapacidad, sino por la falta de oportunidades.
Se necesita un esfuerzo administrativo para que las empresas tengan las condiciones necesarias para completar la inclusión (…) la idea del diseño universal es que las personas con discapacidad puedan moverse en el entorno libremente.
Existen muchas preguntas en las que se ven inmersas las empresas ¿Cómo lograr una inclusión en mi institución? ¿Mi empresa es adecuada para ello? ¿Qué es lo que se necesita? Son algunas de ellas.
Es necesario acercarse a aquellos que ya han pasado por ese camino, hay un gran número de asociaciones civiles que se encargan de orientar al empresario, así como adaptar los lugares de trabajo para que incluyan a personas con discapacidad (..) Las empresas no están cerradas a la inclusión laboral, simplemente no la conocen.
Los retos de las empresas para que haya una educación sobre el tema tardarán más de una década en cumplirse, sin embargo, empezar con una adecuación en las instituciones, una orientación a los colaboradores sobre las personas con discapacidad y acercarse a las asociaciones civiles que puedan ofrecer beneficios en el tema, es un gran paso que los altos directivos pueden dar de manera paulatina.

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Compartir

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More