lunes, 29 de diciembre de 2014

Chistes y Humor, Hijos de padres alcohólicos

Por lo menos siete millones de niños tienen padres alcohólicos. Los psiquiatras infantiles saben que estos niños corren gran riesgo de tener dificultades emocionales que los niños cuyos padres no son alcohólicos. El alcoholismo es general en muchas familias, y los hijos de alcohólicos tienen cuatro veces mayor posibilidad que otros niños de convertirse en alcohólicos asimismo de una mayor variedad de problemas: · Culpabilidad: el niño puede creer que es la motivo de que su padre o su madre abuse de la bebida. · Ansiedad: el niño puede estar constantemente preocupado sobre la situación en su hogar. Puede temer que el padre alcohólico se enferme o se hiera, y puede también temer las peleas y la violencia entre sus padres. · Vergüenza: los padres pueden transmitirle al niño el mensaje de que hay un horroroso secreto en el hogar. El niño que está avergonzado no invita sus amigos a la casa y teme solicitar ayuda a otros. · Incapacidad de realizar amigos: como el niño ha sido decepcionado tantas veces por el padre que bebe, no se atreve a confiar en otros. · Confusión: el padre alcohólico varía de momento, pasa de ser amable a ser violento sin ninguna relación con el comportamiento del niño. La rutina regular diaria, tan significativo para el niño, no tiene lugar en su casa porque las horas de las comidas y de acostarse varían constantemente. · Ira: el niño siente ira y cólera contra el padre alcohólico porque bebe tanto y suele estar enojado también con el padre que no es alcohólico porque no le da apoyo o lo protege. · Depresión: el niño se siente solo e incapaz de poder realizar algo para cambiar la situación. Aunque el niño trata de mantener el alcoholismo de su papá o su mamá en secreto, sus maestros, parientes, otros adultos o sus amigos pueden darse cuenta de que algo va mal. Los psiquiatras infantiles indican que los próximos comportamientos pueden ser síntomas de un asunto de alcohol en el hogar: · Fracaso en la escuela y ausencias frecuentes. · Falta de amigos, retraimiento de los compañeros de clase. · Comportamiento delincuente, como el hurtar y la conducta violenta. · Quejas usuales de dificultades físicos, como dolores de cabeza o de estómago. · Abuso de bebidas alcohólicas o drogas. · Agresión contra otros muchachos.

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Compartir

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More