jueves, 19 de junio de 2014

Humor absurdo, Un día de suerte

Durante un tio paseaba por un parque en la noche, vió a otro que estaba abrazado a un árbol con una oreja pegada fuertemente contra el tronco. Se le acerca y le pregunta: – ¿Qué está haciendo amigo? – Estoy oyendo la música del árbol, respondió el otro.–¿Quiere escuchar? No pudiendo más con su curiosidad (pendejo y bruto), el paseante dice: –Está bien. Colocó sus brazos alrededor del tronco y acercó su oreja. Con esto, el otro le puso un par de esposas, le quitó la billetera, los anillos, el reloj, las llaves del auto y finalmente le quitó toda la ropa y se fue, lo dejo como Dios lo trajo al mundo. Horas después otro caminante pasó cerca, vio al tio desnudo, esposado al árbol y le preguntó?–¿Qué le pasó amigo? El tio le contó la anécdota de cómo y por qué se encontraba en esas circunstancias. Cuando terminó de contarle lo sucedido, el otro movió la cabeza en señal de comprensión, caminó hasta quedar detrás de él, lo besó suavemente en la nuca y le dijo... –¡Ay... Mi niño,!!! en realidad que hoy no es tu día de suerte...!!!

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Compartir

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More