miércoles, 12 de febrero de 2014

Mucho humor, El rostro oculto de un cirgo parte 2

Conservación y educación

Éstas son dos razones por las que los circos con animales intentan justificar su continuidad en una Europa que les cierra sus puertas. Por supuesto, al igual que en otros lamentables espectáculos, la simple tradición no puede justificar las miserias inflingidas a seres sensitivos.

Muy al contrario, no sólo los circos no tienen ninguna función conservacionista que desempeñar, sino que constituyen una causa más de extinción de especies salvajes para las cuales las disposiciones de la convención CITES son papel mojado. El arriba mencionado estudio de la RCSPA revelaba que, de los 36 elefantes indios y africanos que viajaban en circo por el Reino Unido, 34 habían sido capturados en estado salvaje, pasando bruscamente de la familia a la soledad y del campo las jaulas y los castigos.

En cuanto a educación, los circos enseñan precisamente la peor actitud posible hacia los animales, despojando a unas magnificas criaturas de su dignidad a base de forzarlas a realizadas trucos estúpidos y dolorosos.

Debemos enseñar a los pequeños a respetar y apreciar el mundo y sus demás habitantes. Por ello es preciso recordar una de las conclusiones de la conferencia de 1981 de la Asociación de Profesores Tutores en la que se recomienda que: "a los niños se les debería disuadir de asistir a cualquier tipo de exhibición o atracción que involucre a animales en manifestación indigna, alojándoles en habitáculos no satisfactorios, o sometidos a sospechas métodos de entrenamiento".

¿Qué puedes hacer?

El mejor argumento es el BOICOT. Si no asistes a circos que usan animales, ellos dejarán de usarlos. En su lugar, disfruta con circos y espectáculos sin animales que ofrecen estupendos trucos o programas sin crueldad.

Aquí en España existe el circo ecológico de la actriz Alejandra Botto, que no ha querido incorporar animales al espectáculo porque para adiestrarlos hay que maltratarlos. Por eso, en su lugar, aparecen personas disfrazadas. Además se intenta concienciar a los niños de la importancia de cuidar nuestro entorno y no contribuir a su destrucción.

¡NO CALLES! Da a conocer las razones de tu postura a tu familia y amigos enseñándoles éste o cualquier otro artículo y documento que defienda la misma postura.

ESCRIBE o LLAMA a los medios de comunicación para atraer su atención sobre la realidad del circo. Piensa que aunque los números con animales se presenten como proezas dignas de alegría, no son más que el resultado de trabajos forzosos, vejaciones y penurias de por vida.

No dejes de expresar tu opinión en cualquier circunstancia.

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Compartir

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More