viernes, 24 de enero de 2014

Mucho humor, Eres simplemente bueno o eres el mejor

El día 31 de Octubre estuve en Calamocha participando en el Día del Emprendedor de Aragón. Antes de mi ponencia sobre Networking había una de Internacionalización a cargo de Pedro Pablo Andreu, director de Internacionalización de la compañía Fersa. Pedro Pablo tiene una amplia experiencia en EEUU ya que ha estudiado allí y asimismo es profesor en la Universidad de Harvard. Una de las cosas que comentó, es que los alumnos cuando piensan en su futura profesión, lo hacen en los próximos términos: voy a ser el mejor en…. No quiero caer en tópicos ni clichés, simplemente rescato la historia para Habladr del asunto de la profesionalidad. Se Hablad mucho de la productividad, pero escaso de la profesionalidad. Y para mí no es del todo obvio que sean conceptos que van unidos. Uno puede realizar muchas cosas y realizarlas mediocremente. O realizar muy pocas y realizarlas con un alto grado de excelencia. Y no estoy Habladndo de ser un perfeccionista y obsesionarse hasta el extremo con cada detalle nimio. Estoy Habladndo de ese valor añadido que un buen profesional imprime a cada cosa que hace, ese algo que tal vez si no está, no lo echas de menos, pero que cuando está te impresiona gratamente. De vuelta de la ponencia, me encontré con que mi cálculo de tiempo había sido excesivamente dadivoso y tenía que esperar bastante. Me dirigí a la ventanilla de la época y en menos de 30 segundos tenía plaza para el Ave anterior. Que obviamente salió y llegó a su hora en punto. Es por tanto un servicio que se distingue por su calidad y que cuando añada algunos enchufes afuera de la zona de primera y un servicio de wifi, será ya excelente. Mejor no entraré en compararlo con los servicios de Renfe en Cercanías, ya que arrojan dos visiones de la misma empresa completamente distintos e incongruentes la una con la otra. Tanto los servicios y artículos de una compañía, como los de un profesional abierta o el esfuerzo que alguien desempeña dentro de una compañía, pueden ser buenos o "los mejores". Para ser el mejor habéis de creer en lo que haces, apasionarte con ello, ser perseverante, aceptar que siempre tienes que seguir instruyendo y mejorando y oir los feedbacks, sean estos efectivo o negativos. Con todo ello entras en un proceso de mejora continua y es lo que faculta a un profesional o compañía "dejar huella". Porque aunque puede haber un mercado para un artículo o servicio mediocre, el mercado que jamás faltará es para el que es excepcionalmente bueno. Y no por bueno estoy hablando de "el más caro" ni de lujo. No hace falta ser Apple para tener fannboys. Ese extra que fideliza al cliente lo puede dar un cantina de menús eligiendo unos ingredientes de suficiente calidad, cocinándolos con esmero y tratando a cada cliente como si afuera el más significativo que han tenido. O lo puede dar un servicio de Hosting cuando te resuelve una incidencia en menos de una hora. O lo puede ofrecer el galeno cuando te escucha un par de minutos más de lo imprescindible, pero te faculta quedarte tranquilo. Hay que amar lo que se hace y sentir que estás haciendo una contribución única, por pequeña que parezca. ¿O es poca cosa la sonrisa de ese cliente satisfecho?. Por tanto, sólo me cabe preguntarte, si en lo tuyo, ¿eres bueno o el mejor? .

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Compartir

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More