lunes, 7 de octubre de 2013

Como sería un jefe adorable

jefe adorable
- Jamas me de el esfuerzo por la mañana, hagalo despues de las 4:00 de la tarde. Siempre es gratificante contar con el desafío de laborar debajo presion. - Si es algo urgente, por favor interrúmpame cada 10 minutos para saber como voy. Eso sí ayuda. O mejor aún, espié sobre mi hombro señalándome cada vez que doy un dedazo en la computadora. - Siempre salga de la oficina sin decirme a donde va. Eso me brinda la oportunidad de estimular mi creatividad cada vez que alguien pregunta por usted. - Si me da más de una misión por cumplir, no me diga cual es la prioridad. Soy psíquico. - Si mis manos están llenas de papeles, cajas, libros, etc. No me abra la puerta!. Necesito aprender a funcionar bien en caso de que quede parapléjico y abrir las puertas sin ayuda es un excelente entrenamiento. - Haga hasta lo imposible por mantenerme en la oficina hasta tarde. Me encanta estar aqui y en verdad no poseo a donde ir ni nada mas que realizar que no sea mi trabajo. No poseo vida propia. - Si mi desempeño le satisface, manténgalo en secreto. Si se sabe podría ser causante de un ascenso. Además, si no lo se, me seguiré esforzando para que así sea. - Si no le satisface mi trabajo, hágaselo saber a todo el mundo, me encanta que mi nombre sea el mas mentado en las conversaciones. Pero no me lo diga a mí. Podría herir mis sentimientos. - Si tiene instrucciones especiales para la realizacion de determinado trabajo, no me las escriba. De hecho ni siquiera las mencione hasta que ya casi haya terminado el trabajo. ¿Que necesidad hay de confundirme con informacion inutil? - Jamas presente a la gente con la que esta. No poseo derecho a saber nada. En la cadena alimenticia de la compañía yo solo soy el "Plancton". - Cuando usted haga una referencia a esas personas en el futuro, yo utilizare mis poderes psíquicos para saber de quien me habla. - Sea agradable conmigo unicamente cuando en el esfuerzo que estoy realizando este en juego su vida, o bien, si un mal fruto pudiera enviarlo directamente al infierno de los jefes. - Digame todos sus pequeños problemas. Nadie mas los tiene y es bueno saber que alguien es menos afortunado que uno. En especial disfruto la anécdota en la que me explica la enorme porción de impuestos que tiene que pagar cada vez que le dan un mega bono por ser un mayor jefe. - Espere a que venga mi revisión anual de desempeño para entonces decirme cual debió haber sido mi meta principal. - Califique mi desempeño como mediocre y déme un incremento basado en la inflación. De cualquier manera yo no estoy aquí por dinero.

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Compartir

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More