miércoles, 4 de septiembre de 2013

Cómo aprender a equivocarse

aprender a equivocarse
Y aqui estamos, tratando de redactar lo que sentimos. Como el célebre escritor undergrown, que explicaba que luego de tirar a la papelera innumerables folios, y ubicar otro en la maquina de escribir (eran otros tiempos), ?la hoja en blanco, me miro?. Se nos viene el mundo encima, queremos describir lo que interiormente nos es claro, pero no atinamos en la forma, en el como. Sin embargo, aunque no encontremos el modo, el hecho de proponernoslo es lo que nos da valor. La mejor manera de definirlo es con la frase ?plantearse una pregunta, es iniciar a responderla?. La actitud de busqueda es la que nos llevara a la solucion. Sin ella, ni siquiera habria cuestion. Lo mismo ocurre en vuestra vida. Vamos rastreando, queriendo descubrir sentido, alivio, respuestas. En ocasiones creemos vislumbrar una guia. O nos adentramos en conocimientos que creemos nos ayudaran. Y las mas de las veces hemos de regresar sobre vuestros pasos, desalentados, sin haber hallado el anhelado resultado. No importa. Entretanto busquemos, entretanto tengamos ese espiritu, estaremos en el buen camino. Y seguramente ni nos demos cuenta de que estamos en el. Muchas veces nos ensimismamos obcecadamente en el fallo cometido, en la decision erronea. No en que hemos tenido el valor de tomarla. El día a día nos hace perder perspectiva. Por repetitivo, hace que nos concentremos en el hecho en sí, en la puerta equivocada. No en que hay más puertas. Y sobre todo, en que somos libres y capaces de abrir muchas más. Si hemos fallado, es porque nos hemos atrevido. Equivocarse es de sabios? equivocados, como nosotros. Y podemos seguir haciéndolo. Por eso, aun mas importante que la solucion en si, que llegara, o no, cuando deba, es el saber que actuando de este modo, constantemente podremos descubrir la forma de salir de nuestras incertidumbres. Aprendiendo de vuestros errores y volviendolo a intentar. Eso es la vida. Una y otra vez. Nadie nace enseñado. A medida que vamos creciendo, nos vamos enriqueciendo. Jamas dejamos de adquirir conocimiento, experiencia. De vivir. Jamas se acaba, siempre hay espacio para mas. Para saber de nosotros mismos, de los demas, de que hacemos en este mundo. Quien cree saberlo todo, de estar en posesion de la ?verdad?, ya ha muerto antes de morir. Si abandonamos, si nos dejamos vencer, si dejamos de preguntarnos, perdemos lo que de humano tenemos. Vuestra esencia, lo que de vida hay en nosotros. Si mantenemos el instinto de buscar, lo demas vendra por añadidura, cuando sea su momento. No es lo principal. Lo principal es seguir adelante. Es vuestro sendero, y nadie va a recorrerlo por nosotros. Seguir en el sendero con los ojos bien abiertos, es el gran don que podamos soñar. Y lo tenemos.

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Compartir

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More