lunes, 28 de enero de 2013

Beber y Comer con elegancia

Nunca falta la ocasión en que debemos compartir la mesa o un trago con personas que no son de nuestra entera confianza, especialmente en las fiestas decembrinas. La situación puede derivar muchas veces en incómodos escenarios, por eso te entregamos algunos tips para que puedas desenvolverte con naturalidad inclusive ante los más exigentes comensales.

Beber con estilo

Es fundamental fijarte en el tipo de copa en el que sirvas tu trago. Todas son diferentes y están pensadas para cierta bebida en especial.
Si estás frente a una copa de agua, (en la cual el contenido no importa, ya que puede ser vino u otra cosa) no debes excederte más allá de los 3/4 de la copa. Un contenido sobresaliente a eso demuestra desconocimiento frente al asunto y puede irritar a quien te acompañe. Esta copa es de gran dimensión y abombada así que la identificarás fácilmente.
Ante una copa exclusivamente pensada para vino, lo significativo es distinguir si es de cata o degustación ya que en la primera el contenido debe ser mínimo, entretanto que en la segunda no debes superar los tres cuartos del vaso.
La copa de vino blanco se sirve en menor cantidad, aunque de forma más reiterada que la detinto. Asimismo la temperatura del blanco no debe ser inferior a los 6º Celsius ni sobresaliente a los 12º celsius.
A la ahora de tomar jerez, no debes sobrepasar los 2/3 de la copa. La copa de estilo aflautado, dimensión medio y pie bajo suele utilizarse también para servir vinos dulces.
Si te enfrentas a una ocasión solemne donde lo más probable es que se brinde con champaña, procura no llenar las copas más allá de 4/5 de su capacidad. Recuerda que las copas para esta bebida son largas y delgadas.
Ahora que ya sabes con lujo de detalles lo referente a los tragos y sus respectivas copas te recomendamos algunos tips para el momento de la comida.

Comer con estilo

La primera información que debes manejar es que una vez levantados los cubiertos no podrán volver a tocar la mesa, ni siquiera parcialmente. Los cuchillos deben ir sobre el plato con la hoja mirando hacia adentro, siempre en la fracción interior del plato.
No utilices la servilleta como bandera. Sacudirla a los cuatro vientos frente a tus invitados y/o acompañantes no es de buen gusto. Debes posicionarla sobre tus piernas, espacio en el que permanecerá hasta que abandones la mesa. En ese momento se debe abandonar en el asiento, el cual debe ser empujado con delicadeza hacia la mesa.
Los codos, deben estar aafuera de la mesa y tu posición debe ser erguida. Si no sabes donde apoyar las manos una buena alternativa es el regazo.
Y por último... si por cierta desagradable razón te quedó comida entre los dientes, no se te ocurra utilizar algo de la mesa para sacarla. Lo mejor es pararse y dirigirse al baño.
Sigue estas sencillas recomendaciones y seguro que no desentonarás hasta en la más refinada de las citas.

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Compartir

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More