miércoles, 28 de noviembre de 2012

Hackers Gobiernos y malware


El malware es un código malicioso que puede adoptar diferentes formas para infiltrarse y atacar la computadora personal de un usuario, los servidores de una empresa o los sistemas de un complejo industrial. Los “troyanos” y los “gusanos” son considerados malware o código malicioso.
Expertos de Kaspersky, la empresa rusa de antivirus, afirman que los ataques cibernéticos que se producen entre gobiernos reflejan lo que podría ocurrir en el sector privado en el futuro.

Evolución de la industria del virus

Lo que comenzó como un reto o simple diversión para los programadores, se ha transformado en una amenaza potencial para los sistemas de seguridad de empresas, usuarios y gobiernos en todo el mundo.
Algunos de los programas maliciosos más famosos incluyen a ‘Melissa’, que surgió en 1999 y afectó a miles de computadoras entre ese año y el 2005. ‘I love you’, el título del “asunto” de un correo electrónico infectado con un “gusano” que obligó al Pentágono y al Parlamento británico a desactivar sus sistemas de correo electrónico, además de infectar a 50 millones de computadoras en todo el mundo en el año 2000. Otros, como Blaster en 2003 o Storm en 2007, son dos más de los viruses que dañaron a grandes empresas, como Microsoft. Todos ellos fueron incluidos por la empresa de software antivirus Symantec en un ranking de las “amenazas” más peligrosas en la historia de Internet.

Stuxnet, un punto de inflexión

A partir de Stuxnet, el virus que dañó algunos sistemas industriales iraníes en 2010, otros, como Duqu en 2011 y Flame en 2012 tienen características similares. Expertos en la industria del antivirus señalan que sólo grandes organizaciones con cuantiosos recursos, como los gobiernos, podrían haberlos fabricado y expandido.
A diferencia de los virus “normales” Flame o Stuxnet se centran en atacar ‘zero-days’ o zonas vulnerables de los programas de software más conocidos, con mucha mayor eficacia gracias a la aplicación de certificados digitales robados.  Ahora los criminales “copian la filosofía de diseño” de los virus gubernamentales, aseguran ejecutivos de Kaspersky.
En el caso de Stuxnet, este virus instalaba controladores de dispositivos en las computadoras víctimas, mediante el robo de certificados digitales falsos de empresas reales, lo que les permitía vulnerar cualquier barrera de seguridad.  "Stuxnet fue el primer malware serio con un certificado robado” afirman ejecutivos de Kaspersky. Que añaden que hoy en día esa técnica se ha popularizado entre los piratas informáticos.
Según los expertos, Flame es el malware más difícil de detectar y de destruir en la historia de Internet y se basa en una evolución de Stuxnet. Una de las características de Flame es que el no es un solo código, sino un malware modular, que puede ser actualizado por partes y que resulta mucho más difícil de detectar y eliminar de raíz.
Empresas como la israelí Seculert o la finlandesa F-Secure, afirman que combatir el código malicioso será cada día más difícil, gracias, en parte, a la estrategia modular del malware, que le permite a los cibercriminales tener más ingresos y vender paquetes de virus que pueden ser actualizados. Aunque advierten que los recursos de estos criminales no son lo suficientemente grandes como para compararse a la inversión que pueden hacer los gobiernos para desarrollar virus.
Por su parte, ejecutivos de Kaspersky afirman que, a diferencia de lo que ocurría hace algunos años, hoy día los gobiernos “buscan abiertamente programadores con las habilidades necesarias para desarrollar malware”, lo que anticipa un desarrollo aún más acelerado de los virus informáticos.

Virus Vs Antivirus

Ejecutivos de F-Secure afirman que códigos tan complejos como Stuxnet o Flame requieren muchos recursos, que no necesariamente les permiten ser rentables, porque deben “hacer todo de principio a fin”, debido a la naturaleza del código malicioso, algo que no pueden hacer los hackers de a pie, quienes buscan hacer del malware un negocio.  
F-Secure publicó un reporte en el que señalaba que, sólo en el año 2007, se había desarrollado código malicioso equivalente al creado durante los 20 años anteriores. Además, la empresa finlandesa señaló que el desarrollo de malware crecía de forma tan veloz que tenía posibilidades de superar al desarrollo de software legítimo.
Entre los objetivos de los programadores de malware se encuentran el envío masivo de correo basura, que es una de sus principales fuentes de ingresos. La aparición de publicidad, engañosa o no, en diferentes páginas. El almacenamiento de páginas web con contenidos ilegales, como la pornografía infantil o el robo de datos personales o financieros sensibles a personas y empresas.
Además, los piratas informáticos muchas veces tienen objetivos puramente vandálicos, como el “graffiti” virtual en donde los hackers firman con sus nombres tras violar los códigos de seguridad de alguna página web importante, como podría ser la sede de una secretaría de gobierno o una empresa.
Ante esta realidad, los principales proveedores de software antivirus, entre ellos Symantec y Kaspesky  intentan avanzar en el desarrollo de programas que permitan proteger a los usuarios, aunque en muchas ocasiones se ven superados por los cibercriminales.
¿Qué medidas utilizas para protegerte de la infección de virus?

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Compartir

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More